Protección solar también fuera de la playa

proteccion_solar

Hoy es el Día Europeo de la Prevención del Cáncer de Piel, el cáncer más frecuente en todo el mundo y que en Canarias tiene una incidencia especial debido a nuestro clima. Se calcula que en nuestras islas se detectan cada año 189 casos nuevos de melanoma, una de las variantes del cáncer de piel más peligrosa y agresiva, aunque el 95% de los casos se cura ya que se detectan de manera temprana.

La principal causa del cáncer de piel hay que buscarla en una exposición excesiva a los rayos UVA y UVB del sol que penetran en la piel y la dañan. Las lesiones cancerosas suelen aparecer en las zonas que con mayor frecuencia están expuestas como la cara, el cuello, la espalda y las extremidades. Es más común en personas de más de 50 años, pero cualquiera puede resultar afectado. Conviene recordar que sus efectos no suelen manifestarse hasta pasados 20 o 30 años por lo que una adecuada protección solar desde la infancia es fundamental.

La protección solar, no obstante, va mucho más allá de los momentos en los que estamos tumbados en la playa o vamos a hacer una excursión al monte. Un estudio de la Asociación Española contra el Cáncer realizado en 2014 concluye que «el 80% de la población solo considera que está expuesta al sol durante las vacaciones y los fines de semana y no entre semana al aire libre». Además, certifica que «en días de verano realizando actividades cotidianas al aire libre tan solo el 42,2% se aplica crema protectora en la cara y el 20,4% dice no utilizar ninguna protección»

Médicos y farmacéuticos aconsejamos usar cremas solares protectoras a diario como uno de los métodos más eficaces para prevenir el cáncer de piel. Esto incluye no solo tu visita a la playa o tu salida al monte del fin de semana, sino también cuando vas conduciendo, andando al trabajo, estás tomando algo en una terraza o sales a correr o caminar.

Protección solar desde la infancia

proteccion_solar2

Si esto es especialmente importante en la edad adulta, lo es más todavía durante la infancia y juventud. La piel tiene memoria. El hecho de quemarse y pelarse todos los años en la temporada de verano puede derivar muchos años después en lesiones cancerosas agresivas que requieran tratamiento. A pesar de esto, los hábitos de prevención decaen a medida que crecemos.

Por ejemplo, un 35% de los padres con hijos mayores de 10 años solo los protegen cuando calienta más el sol. También se reducen otro tipo de precauciones como el uso de gorra/ visera, ropa y sombrilla. Por otra parte, el 72% utiliza el mismo factor de protección solar que el resto de la familia, y se aplican la crema protectora con menor frecuencia.

Con el fin de curso y el inicio de las vacaciones de verano, los menores están más expuestos al sol que en cualquier época del año, sobre todo en playas (48,4%), piscinas (58,2%) y en la calle (41,8%). Enseñarles el valor de cuidar su piel siempre es una herencia que agradecerán cuando sean mayores.

Aplícate cremas solares con un factor de protección alto, entre 30 y 50. Ten en cuenta que las pantallas totales no existen.

Evita la exposición solar directa durante las horas centrales del día, es decir, entre las 12.00 y las 16.00 horas.

La protección solar también incluye gafas de sol, sombrero y ropa fina para las zonas del cuerpo más expuestas.

Busca un lugar sombreado y, si no hay, lo mejor es dentro de tu equipaje playero siempre te lleves una sombrilla.

La ropa técnica transpirable para niños es una buena opción para que estén protegidos del sol, disfruten de sus juegos y no pasen calor.

¿Qué tipo de piel tienes?

Fototipo I

Siempre te quemas y nunca te bronceas.

Fototipo II

Siempre te quemas y te bronceas ligeramente.

Fototipo III

Casi nunca te quemas y te bronceas de forma gradual.

Fototipo IV

Nunca te quemas y siempre se bronceas.

¿Qué es el Factor de Protección Solar (FPS)?

El factor de protección solar (FPS) indica el aumento de tiempo en que la piel puede permanecer al sol, sin sufrir sus efectos nocivos, es decir, enrojecimiento, eritema solar y quemaduras. Es, sin embargo, un indicador general ya que cada piel es única y tendrás que tener en cuenta tus características personales (piel sensible, con fotosensibilidad, atópica, con manchas o acné, etc).

Como explican desde la Fundación Piel Sana, «si una persona se quema en 5 minutos un fotoprotector del 10 va a permitir que esa persona pueda estar al sol 50 minutos sin quemarse. Si la persona se quema en 20 minutos el índice de fotoprotección del 10 va a permitir que esa persona esté 20 por 10; es decir 200 minutos sin quemarse. Lógicamente las personas de piel más clara van a necesitar protectores con un índice más elevado que les permita estar más tiempo sin quemarse».

Ojo porque esto no quiere decir si eres de los que no te quemas puedas prescindir de una crema solar protectora. Puede que tu piel no se queme, pero estás recibiendo radiación que te puede perjudicar de otra manera.

Finalmente, ten en cuenta que una cosa es el factor de protección solar que viene en el etiquetado y otra cosa el factor de protección solar efectivo que tendrás en la piel. Esto depende de cómo la utilices. Para que te hagas una idea, la frecuencia de la aplicación en exposiciones prolongadas debe ser cada dos horas como máximo o después de cada baño. 

No está de más que, además de ser responsable y seguir todas las pautas para proteger tu piel, te hagas una autoexploración cada cierto tiempo. Es fácil y te permitirá identificar a tiempo ciertas señales de alarma. No dudes en consultarnos en la farmacia, aunque te damos aquí las pautas para controlar la aparición de melanomas.

El ABCDE para controlar los melanomas

ASIMETRÍA

Los lunares suelen ser redondos y simétricos. Los melanomas son asimétricos siendo una mitad diferente a la otra.

BORDES

Los lunares tiene bordes regulares. La mayoría de melanomas iniciales tienen bordes irregulares.

COLOR

Los melanomas iniciales tienen color no homogéneo con 2 ó más tonos: marrón,rojizo, negruzco, etc.

DIÁMETRO

Los lunares tienen un diámetro inferior a 6 mm. Los melanomas tienen en general un diámetro mayor de 6 mm, aunque pueden ser de menor tamaño.

EVOLUCIÓN

Los melanomas muestran cambios en tamaño, forma, color, elevación u otro rasgo. Atento a signos como sangrado, inflamación, enrojecimiento, endurecimiento o picor.

¿Te gustó este artículo? ... Compártelo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ver más

  • Responsable: María Inmaculada Ojeda Baquero.
  • Finalidad:  Moderar los comentarios.
  • Legitimación:  Por consentimiento del interesado.
  • Destinatarios y encargados de tratamiento:  No se ceden o comunican datos a terceros para prestar este servicio. El Titular ha contratado los servicios de alojamiento web a Hostalia que actúa como encargado de tratamiento.
  • Derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional: Puede consultar la información detallada en la Política de Privacidad.